SGCG

…esto no es un subtítulo…

Ir a: contenido categorías calendario archivo suscripción

Volver arriba

Últimos artículos

Diseño de un carrito para guardar unas pesas (4)

2017-01-19

Tengo un hueco estrecho, que he decidido aprovechar con un carrito para guardar unas pesas. Tras diseñar y construir el ccarrito, encontré que era conveniente darle un poco de rigidez en las esquinas, ya que al usar el tirador para moverlo el marco rectangular pasaba a adoptar una forma peligrosamente rectangular. Para lograr la mejora, usé unas escuadras planas de acero de 12 cm de ala atornilladas en las esquinas mediante tirafondos de 3 mm de diámetro y 3 cm de longitud. El resultado es completamente satisfactorio.

Sobre el carrito.
Sobre el carrito.

Carrito cargado.
Carrito cargado.

Carrito guardado en su rincón.
Carrito guardado en su rincón. Las escuadras se dejan ver un poco.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2017/01/19/diseno-de-un-carrito-para-guardar-unas-pesas-4/

Eugene Cernan ha muerto

2017-01-17

Eugene Cernan, el ser humano que más recientemente tuvo sus pies sobre la superficie lunar, falleció ayer, 16 de enero de 2017, con 82 años de edad y rodeado de su familia. Como recuerdo y homenaje, quedan aquí una traducción de las palabras que pronunció antes de entrar en el Módulo Lunar en diciembre de 1972, en los últimos pasos dados por el ser humano en la superficie de otro mundo:

(…) volvemos como vinimos y, si Dios quiere, como volveremos, con paz y esperanza para toda la humanidad. (…)


Categorías: Actualidad, Aeroespacio

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2017/01/17/eugene-cernan-ha-muerto/

Diseño de un carrito para guardar unas pesas (3)

2017-01-12

Tengo un hueco estrecho, que he decidido aprovechar con un carrito para guardar unas pesas. Ya diseñé la estructura para soportar la masa una masa conjunta de algo menos de 60 kg de las pesas. El siguiente paso fue, naturalmente, fabricar el carrito. Lo hice a partir de dos tableros de aglomerado de 60 cm de largo, 40 cm de ancho y 16 mm de espesor. Uno de los tableros dio para hacer los paneles verticales y el otro dio para hacer las baldas. A esto hay que añadir las cuatro ruedas, cuatro espigas por balda y un tirador para poder mover el carrito con comodidad. El resultado inicial, a falta de cantear la balda central, es el siguiente:

Carrito.
Carrito.

No puse panel trasero ni escuadras para rigidizar las esquinas con la esperanza de que no hicieran falta. Efectivamente, es posible cargar y mover el carrito con cuidado, pero usar el tirador hace que el conjunto se distorsione preocupantemente. En la parte más baja, debido a la presencia de un rodapiés, el hueco en el que va el carrito se estrecha especialmente y hay menos de 5 mm de margen, lo que limita mucho las opciones para un panel trasero. Unas escuadras de acero, en cambio, pueden venir bien, ya que proporcionan mucha rigidez con espesores que no superan el par de milímetros.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2017/01/12/diseno-de-un-carrito-para-guardar-unas-pesas-3/

Diseño de un carrito para guardar unas pesas (2)

2017-01-10

Tengo un hueco estrecho, que he decidido aprovechar con un carrito para guardar unas pesas. Las pesas tienen una masa conjunta que no supera los 60 kg, así que, como mucho, el carrito soportará de forma estática una carga de unos 600 N repartida por toda su estructura. La carga, no obstante, puede hacerse algo mayor al guardar las pesas y al mover el carrito. Hoy toca dimensionar la estructura. Para hacer un diseño seguro, supondremos una carga superior (de 1 kN) aplicada únicamente en el centro de una de las baldas.

Baldas

Por cuestiones de disponibilidad, precio, facilidad de mecanizado y presentación, encuentro interesante hacer las baldas (y el resto del esqueleto de estantería del carrito) a partir de tableros de aglomerado con un chapado similar al de los muebles colindantes. Todas las dimensiones de los tableros, salvo el espesor, están dadas por los criterios funcionales y geométricos explicados en el artículo anterior. Falta decidir el espesor, que puede ser de 10 mm o de 16 mm. Echemos unas cuentas.

Modelo del estado de carga de la balda.
Modelo del estado de carga de la balda como una viga simplemente apoyada. La tensión máxima se da en la en las fibras extremas de la sección central.

Una balda de espesor h, ancho b y longitud l simplemente apoyada en sus extremos y sometida a una carga P en su sección central experimenta una tensión máxima

σ = (3 ⁄ 2) (P l) ⁄ (b h2).

Con una carga de 1 kN (correspondiente a una masa de unos 100 kg, que es casi el doble del total que tiene que soportar el carrito), una balda de 16 mm de espesor, 17 cm de ancho y 40 cm de longitud experimenta una tensión máxima de 14 MPa, que es algo muy próximo a la resistencia a la flexión típica de tablero de aglomerado. Los tableros de 10 mm de espesor son demasiado débiles incluso para una carga de 500 N, así que la elección es clara: hay que usar tableros de 16 mm de espesor. Estos tableros valen tanto para las baldas como para los paneles verticales laterales.

Este dimensionado da un factor de seguridad muy generoso. El carrito nunca va a encontrarse con una carga concentrada de 1 kN en el centro de cada balda, sino que se limitará a quizá 600 N en total repartidos en su mayoría a lo largo de la balda inferior y la balda central.

Uniones entre tableros

Espigas.
Espigas.

Esquema de la unión mediante espigas.
Esquema de la unión mediante espigas.

Las baldas han de estar unidas a los paneles verticales de alguna manera. Una opción muy cómoda es usar espigas de madera. Las hay de haya de varias dimensiones. Para mantener una balda fija, basta poner dos espigas en un extremo y dos espigas en el otro. Las más pequeñas que había disponibles eran de 6 mm de diámetro y 30 mm de longitud. Con taladros de 10 mm de profundidad en los paneles verticales y 20 mm de profundidad en las baldas, la parte más débil de la unión está en los paneles verticales. Estimemos la solicitación bajo las siguientes hipótesis, que modelan aproximadamente el estado justo antes de que la estructura se venga abajo:

Con estas hipótesis, sale una compresión de unos 4 MPa en las uniones con los paneles verticales. La resistencia a la compresión de un panel de aglomerado puede rondar los 15 MPa y la carga elegida es mucho mayor que la real, así que puede considerarse que la estructura aguantará.

Puede hacerse un cálculo similar al anterior para la unión con las baldas. Resulta también que la unión aguanta. El problema en este caso no es de compresión: la tensión tiende a astillar el aglomerado.

Finalmente, está la posibilidad de que las espigas fallen a cortadura. La carga de la espiga queda repartida uniformemente en su sección transversal de 6 mm de diámetro, lo que da unos 9 MPa con la carga sobreestimada de diseño. La resistencia a la cortadura (perpendicular a la fibra) del haya es mucho mayor.

Ruedas

Esta parte del diseño es la más inmediata. El catálogo de ruedas ya indica su resistencia. Hay ruedas fijas (que no pivotan) de 25 mm de diámetro que pueden soportar una masa de 25 kg sobre ellas. Con cuatro ruedas, el carrito puede soportar una masa de 100 kg, lo que corresponde a una fuerza de 1 kN.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2017/01/10/diseno-de-un-carrito-para-guardar-unas-pesas-2/

Diseño de un carrito para guardar unas pesas (1)

2017-01-09

Tengo un hueco estrecho, de cerca de 20 cm de ancho, unos 40 cm de profundidad y unos 70 cm de alto. Junto a este hueco hay algo de material para hacer ejercicio (con una masa algo superior a los 50 kg) que normalmente está tirado en el suelo de forma desordenada. Puedo aprovechar el hueco estrecho para guardar el material de ejercicio en un carrito estantería de dos o tres niveles (según se mire). Con unas ruedas bajas, la estructura de estantería puede tener 60 cm de altura y ocupar los 40 cm que hay hasta el fondo del hueco. La anchura está limitada a poco más de 17 cm por la presencia de un rodapiés. El siguiente esquema muestra el esqueleto del carrito:

Esqueleto del carrito.
Dos vistas del esqueleto del carrito. Las dimensiones están marcadas en milímetros. La estructura de estantería es un rectángulo de 40 cm de base y 60 cm de altura. Hay una balda a la altura central de 30 cm. Tal como se ve en la vista de la izquierda, las piezas tienen una anchura de 17 cm.

En los próximos artículos veremos cómo llevar esta idea a la práctica.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2017/01/09/diseno-de-un-carrito-para-guardar-unas-pesas-1/

Bolsa calefactada para colgar un teléfono móvil (3)

2017-01-07

Sigue adelante el proyecto de bolsa con calefacción. Tras fabricar el invento, el siguiente paso era ponerlo a prueba. Los resultados fueron los siguientes:

La bolsa ya tiene varias sesiones de uso exitoso.

Bolsa colgada de la valla.
Bolsa colgada de la valla. El teléfono está fuera para poder hacer la fotografía.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2017/01/07/bolsa-calefactada-para-colgar-un-telefono-movil-3/

Bolsa calefactada para colgar un teléfono móvil (2)

2016-12-31

Sigue adelante el proyecto de bolsa con calefacción. Esta bolsa está pensada para colgar un teléfono móvil de la valla de una pista de hielo. A veces, la temperatura es tan baja que la batería del teléfono se enfría en exceso, pero la calefacción de esta bolsa proporcionará el calor necesario para que la batería siempre se encuentre en unas condiciones seguras. Además de esto, la bolsa cuenta con un frontal de PVC transparente que permite la manipulación de una pantalla táctil. Vamos a ver cómo se construye el invento.

Bolsa con calefactor.
Bolsa con calefactor.

Materiales

Usé los siguientes materiales para hacer la bolsa:

Para la calefacción, recurrí a lo siguiente:

Elaboración de la bolsa

El primer paso consiste en rematar con bies un lado de 15 cm de la pieza de fieltro grande y de la pieza de fieltro pequeña. Tras esto, cosí la cremallera a los bordes rematados con bies. Con esto quedó formada la parte trasera de la bolsa: un rectángulo de 15 cm por 20 cm formado por dos piezas unidas por una cremallera.

Parte trasera de fieltro de la bolsa.
Parte trasera de fieltro de la bolsa.

Seguidamente, cosí el PVC transparente a los bordes exteriores de la parte trasera.

Frontal de PVC cosido a la parte trasera de fieltro.
Frontal de PVC cosido a la parte trasera de fieltro.

Tras esto, rematé los bordes con cinta bies y, finalmente, cosí los extremos de la tira elástica a las esquinas más próximas a la cremallera.

Bolsa completa.
Bolsa completa.

Elaboración de la calefacción

Corté el cable USB hasta una longitud de unos 15 cm desde el extremo macho de tipo A. Soldé las líneas de alimentación (la roja y la negra) a las del tejido calefactado y usé cinta aislante para dar aislamiento eléctrico. Finalmente, como el tejido calefactado es muy flexible y se dobla fácilmente al introducirlo junto con un teléfono en la bolsa, lo pegué con cinta de doble cara a una pieza de goma EVA. Con esto quedó hecho el calefactor.

Calefactor.
Calefactor.

El calefactor se enciende al enchufarlo a la batería externa para teléfono móvil y proporciona unos 3 W de potencia, que es algo que no parece mucho, pero viene a ser comparable con el cuerpo humano en términos de potencia por unidad de superficie:

La batería tendría que permitir la operación ininterrumpida durante unas 4 horas.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2016/12/31/bolsa-calefactada-para-colgar-un-telefono-movil-2/

La doble naturaleza de los bienes culturales

2016-12-30

A la hora de valorar una obra cultural, es conveniente distinguir entre la obra como entidad del mundo de las ideas y como entidad física.

Como entidad del mundo de las ideas, la obra cultural tiene presencia en el intelecto de quien disfruta de ella y su manifestación física es algo secundario: el canal de una comunicación, no el mensaje. Por ello, el soporte en el que se manifiesta físicamente es de escasa importancia y la obra es infinitamente replicable. Esta replicabilidad convierte a las obras culturales consideradas como ideas en bienes no rivales.

Como ente físico, la obra cultural tiene el valor del suporte en el que se manifiesta, pero también tiene un valor adicional que viene tanto del proceso por el que se creó la manifestación física concreta (por ejemplo, se le da un valor especial al original de una pintura por el hecho de haber salido directamente de la mano de su autor a pesar de que sería posible crear una réplica tridimensional que reprodujera hasta la textura y fuera idéntica para el ojo humano) como de la forma en la que se presenta al observador (el público valora más una ópera en vivo que su retransmisión televisiva). Estas propiedades de la manifestación física concreta del bien cultural no son replicables y la vuelven un bien rival.

En muchos casos, predomina la apreciación de las obras culturales como entes del mundo de las ideas. Por ejemplo, es habitual que el público disfrute de una obra musical, la cante mentalmente y la oiga en un reproductor de música numerosas ocasiones. Cada reproducción tiene un coste minúsculo y el valor que se le da es también escaso. Con mucha menos frecuencia, en los conciertos, se le da un valor adicional a la obra musical: no se trata solamente de la canción, sino de una interpretación en directo y en circunstancias muy concretas por parte de los artistas.


Categorías: Miscelánea

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2016/12/30/la-doble-naturaleza-de-los-bienes-culturales/

Bolsa calefactada para colgar un teléfono móvil (1)

2016-12-28

Hace unos meses, preparé una bolsa para colgar un teléfono móvil de manera que fuera posible manejarlo. Estaba pensada para colgarla en la valla de una pista de hielo. El prototipo inicial estaba hecho de redecilla, lo que permitía ver y manipular la pantalla táctil del teléfono guardado en su interior, pero de forma algo deficiente. El proyecto quedó aparcado por no mostrarse realmente necesario.

Recientemente, ha resurgido la necesidad del invento, pero esta vez con algún añadido que permita mantener caliente el teléfono, ya que la temperatura del ambiente llega a descender hasta el punto de poner en compromiso el correcto y seguro funcionamiento de las baterías. La cuestión térmica podría quedar resuelta con elevar la temperatura en el interior de la bolsa unos 10 K. Decidí probar suerte con un tejido calefactado (consistente en una malla recorrida por un conductor eléctrico con una resistencia total de unos 8 Ω (un poquito mayor que esa cantidad) que hay que alimentar a 5 V). Una prueba preliminar con el tejido calefactado envuelto en un poco de PVC transparente que saqué de un envase dio resultados prometedores: la temperatura subía unos 20 K. El incremento de temperatura final dependerá de la geometría de la bolsa, del teléfono situado en su interior y del propio entorno.

Prueba del tejido calefactado.
Prueba del tejido calefactado.

Por supuesto, colocar una ventana de redecilla no es una opción, así que la manipulación de la pantalla ha de hacerse a través de algún material transparente e impermeable que permita operar una pantalla táctil a través de él. El mismo PVC con el que envolví el tejido calefactado durante el ensayo cumple estos requisitos.

Tengo la intención de elaborar la bolsa con la parte trasera de fieltro y la parte delantera de PVC transparente. Habrá una cremallera en la parte trasera para acceder al interior de la bolsa. Una cinta elástica servirá para colgar el conjunto de la valla, igual que en el prototipo de redecilla. Una batería con salida de 5 V de las que sirven para cargar teléfonos móviles puede dar la potencia necesaria para la calefacción: como la resistencia es un poquito mayor que 8 Ω, la corriente será de en torno a 600 mA, lo que está por debajo de los 1000 mA que suelen poder proporcionar estas baterías. Con esta información, toca ponerse a trabajar.


Categorías: DIY

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2016/12/28/bolsa-calefactada-para-colgar-un-telefono-movil-1/

Carrie Fisher ha muerto

2016-12-27

La actriz y guionista Carrie Fisher, especialmente conocida por su papel como princesa Leia en Star Wars, ha fallecido. Las noticias pueden decir muchas cosas sobre la causa de la muerte, pero podemos quedarnos con lo que sugirió en su autobiografía Wishful Driking: falleció bañada en la luz de la Luna, estrangulada por su propio sujetador.

George Lucas insistía en que la princesa Leia no podía llevar sujetador en Star Wars. Su inverosímil explicación: en el espacio, en microgravedad, el cuerpo se expande, pero el sujetador no lo hace; por lo tanto, ella moriría estrangulada por su propio sostén. Carrie Fisher explicó lo siguiente en Wishful Drinking:

(…) I think that this would make a fantastic obit, so I tell my younger friends that no matter how I go, I want it reported that I drowned in moonlight, strangled by my own bra.

Una traducción al español puede ser la siguiente:

(…) Opino que sería un obituario fantástico, así que les explico a mis amigos más jóvenes que, sin importar cómo me vaya, quiero que se diga que acabé bañada en la luz de la luna, estrangulada por mi propio sujetador.


Categorías: Actualidad, Cine

Permalink: http://sgcg.es/articulos/2016/12/27/carrie-fisher-ha-muerto/